Auteur Sujet: Vacaciones incestuosas  (Lu 1753 fois)

  • Membres
  • *
  • 2 Messages (Newbie)
  • Karma: 0
    • Voir le profil
Le 10 Mai 2019 à 18:41
Verano de 1991,  mis padres gozaban de una buena situación económica, como todos los años se iban  de vacaciones a la casa que tenemos en la playa. Yo me aburría allá, prefería lejos quedarme solo en casa donde la pasaba genial con mis amigos, pero debía ir obligado.  Ya cuando ya tuve la edad de quedarme solo, era mis perfectas vacaciones, la casa sola,  traía a mi amigos a la piscina, bebíamos cervezas a destajo, hacia fiestas con mis amigos o podía llevarme alguna amiga con ventajas y cogérmela a gusto, cómodamente sin que nadie me molestara.  Mi hermana reclamaba que quería quedarse conmigo, pero no la dejaban,  por ser muy joven, hasta ese año. Con 18 años ya no quiso ir con ellos, mi padre no quiso obligarla y se quedó en casa, echándome a perder a mí, mis proyectos. Eran dos semanas de estar solos en casa.  Poco y nada interactuábamos, almorzábamos por separados, en la mañana ambos dormíamos, en la tarde a veces nos topábamos en la piscina, ella con su novio, yo con dos o tres amigos y ya de noche cada uno salía por su lado.

A los pocos días de estar solos, su novio se fue a mochilear con sus amigos y quedó sola. Sus amigas no estaban en la ciudad, no tenia con quien salir y comenzó a aburrirse en casa.  Esa tarde estuvimos solos en la piscina bebiendo cervezas, donde me comento que estaba aburrida,  que las amigas que se quedaron andaban con sus novios y no tenía ningún panorama para esa noche.  Yo ese día no tenía ganas de salir, me ofreció  que en la noche pidiéramos una pizza y viéramos una película,  dije que sí, aunque  no era un panorama tan atractivo. 

Tendido en la reposera , con una cerveza en la mano y en la otra un cigarro, veo a mi hermana que se levanta de mi lado a darse una zambullida en la piscina.  Me la quedo mirando… y pienso, no está para nada mal mi hermanita, la inmensa  raja que se gasta esta weona,   hay que tener una buena verga para tanta carne. Y no era broma. Mi hermana es una tremenda mujer físicamente hablando, es como mujer amazona,  de tez blanca,  contextura gruesa, pero no gorda, solo uno que otro kilo de más nada más. Es muy alta, yo soy alto y ella es casi de mi porte, mucho  más alta de sus amigas,  pecherona, piernona, poderosa, grandota.  A pesar de tener dos años más que ella,  llegó hacer más alta que yo.  Aparte, es bien tetona, ancha de caderas, piernas gruesas  y tiene un tremendo culo, muy grande, que admiré en todo su esplendor, cuando se levantó para ir a darse una zambullida. Aparte que usa un biquini de dos piezas, diminuto , que hace que se le levante a cualquiera.

La confianza entre nosotros es absoluta, nos decimos de todo.  Le dije que realmente se gastaba un tremendo culo, que lo tenía rico, preguntándole si su novio se lo hacía por detrás y que si era por eso que lo tenía tan grande.  Solo se rió y me trató de weón caliente. No era la primera vez que le hacia un comentario de ese tipo, siempre se los decía.

Más tarde, estaba yo en mi cuarto,  jugando video juegos y llegó ella aun con traje de baño.  Me pidió si podía jugar y le dije que sí. Había un juego en que ella se manejaba, andamos muy parejos y a ese jugamos. Me propuso que para hacerlo más entretenido, hiciéramos apuestas y no se nos ocurrió nada mejor, que sacar una botella de wisky del bar,  servir en un vaso pequeño,  un corto y el que perdía, tenía que tomárselo al seco como castigo. Entre juego y juego,  mas las cervezas que nos habíamos tomado, nos fuimos emborrachando rápidamente, nos reíamos de todo, movimientos torpes,  dimos vuelta la botella, cuando en eso ella gana , se tira para atrás y  con sus tremendas piernas,  agarra el cable del comando y  bota la consola , desenchufando todo. Se tuvo que levantar a volver a instalar todos los cables mientras yo, tomando el trago de castigo, me empiezo a fijar lo que tenía en frente.

La verdad que estaba bien buena mi hermana,  tremendo culo que se gastaba la tonta, que me mostraba en todo su esplendor, con la tanga metida en su culo,   mientras estaba gateando,  instalando los cables.  Ahora con trago en el cuerpo , sí que me calentó verla así, se le veía exquisito, mas sus tremendas  tetas dentro del biquini bamboleándose de lado a lado  en esa posición . ufff hermanita !!! y más encima borracha.  Le hice el comentario que se quedara así como estaba, que se veía muy bien así, que a pesar de ser mi hermana, estaba “PAPO” ( para ponérselo) ,  se rió,  tratándome de weon pervertido caliente  y  ya instalado los cables, volvió a mi lado a seguir jugando.

El juego continuó , se notaba muy ebria, mucho más que yo.  Le dije que cambiáramos la apuesta que ya estábamos muy borrachos y que si seguíamos así íbamos a terminar muertos de borrachos. Le propuse que el que perdiera, tendría que hacer el almuerzo del otro día, aceptó y perdí , pero apropósito. Estaba contenta por haber ganado y se burló de mi.  Luego le propuse que el que perdiera, tendría que hacer la cama del otro y nuevamente pedí, se burlaba de mi, luego dos apuestas más , sin importancia que también me deje ganar , hasta que le lance la definitiva.

Le propuse que si ella ganaba, yo haría su cuarto por un mes, ahora,  si ella perdía, me tendría que chupar la verga. Se rió a carcajadas, diciéndome que era un degenerado caliente , y yo desafiándola que si se tenía tanta confianza, no tendría nada que perder.

Se reía y se reía, dudándolo, pensándolo mucho  y envalentonándose aceptó, amenazándome  que estaría un mes haciéndole su cuarto. De mas esta decir que coloque todo mi empeño y gracias a su estado de ebriedad,  no me fue difícil ganar. Le dio un ataque de risa y lamentó,  dándose cuenta que había perdido, tratando de cambiar la apuesta,  ofreciéndome otras, pero no, le dije que debía cumplirla. Muerta de la risa, me dijo que no podía creer que yo fuera capaz de pedirle eso, que éramos hermanos  y yo diciéndole que un trato es un trato, le decía que no era para tanto, que seguro no era su primera vez , que imaginara que era su novio y  luego de un buen rato, viendo que no le quedaba de otra , aceptó.

Ya con solo imaginar lo que se venía, la tenia durísima, se me veía un tremendo bulto dentro de mi traje de baño, el que ella miraba y se reía tratando de asimilar lo que pasaba, y tomar el valor para empezar. No me saque el traje de baño, solo me lo corrí  hacia un lado  y la saqué por el costado. Quedó pasmada, diciéndome que no me creía capaz  de obligarla  a cumplir la apuesta. Le dije que lo prometido es deuda, me quedo mirando absorta mi verga, diciendo que era más grande que la de su novio y que me cambiaba la apuesta por una paja, pero no le acepte. Se reía nerviosa,  lo dudo varios minutos, pero diciendo que era una mujer de palabra, la tomo con una mano y preguntándome por última vez si estaba seguro, bajo la cabeza y comenzó a chupar.

Lo hizo solo como 30 segundos y paró, riéndose, diciéndome que la apuesta ya estaba pagada. No le aguanté, diciéndole que era muy poco. Alegamos un poco,  hasta que me dijo que bueno, solo otro poco, pero que no la mirara que le daba vergüenza. Nuevamente mi verga en su boca, chupándomela muy  suavemente, viendo su  cabeza subir y bajar dándome un placer exquisito.  Quiso parar, pero no la deje, lo siguió haciendo cada vez más relajada y ya al poco rato se notaba que ella lo estaba disfrtándo. Me anime a estirar la mano y agárrale el culo, me corrió la mano, riéndose  diciéndome que no me pasara rollos, que era solo la apuesta , pero al segundo intento no puso reparó y  se dejo tocar , solo diciéndome que no se me fuese a ocurrir que cogería conmigo ,que solo era un toqueteo calentón y nada más.

Pero ambos sabíamos lo que terminaría ocurriendo. Mis manos continuaron acariciando sus nalgas, metiéndose entre ellas hasta llegar a su intimida, manoseándola suavemente. Paró de chupármela, ya no se reía, nos quedamos mirándonos y tocándonos. Me decía que estaba mal, que mejor paráramos, pero no dejaba de tocarme y de disfrutar mis caricias.  Le toque sus gruesas piernas, su tanga estaba sujeta tan solo por dos amarras al costado, tome una y apenas la tiré se soltó dejándola casi sin nada. Se asustó, me soltó la verga y se  la sujetó fuertemente para que no se cayera, me decía que no, que basta, que habíamos pasado el límite. Traté de meterle la mano entre las piernas , se resistió un poco , pero lo conseguí acariciándosela directamente. Aguantó un minuto, con los ojos cerrados y la boca abierta, sintiendo la mano de su hermano tocar su intimidad, hasta que levantando la voz, diciendo que no, se levantó, quiso  irse, su tanga cayó al piso, la sujeté, mareada como estaba cayo de lado en la cama, dejando su enorme culo a mi vista,  me abalance sobre ella tocándola por todos lados. Lucho un poco por soltarse, diciéndome que no podíamos,  pero estaba tan caliente como yo, hasta que dándose vuelta  se entregó y me besó en los labios apasionadamente.

Ya de ahí todo fue una locura, entre besos y agarrones,  con solo tirar del tirante de su bikini, este se soltó, ya dejándola completamente desnuda, quedando al aire dos tetas tremendas, hermosas. Me dedique a chupárselas como loco, realmente exquisitas,  agarrándoselas con ambas manos, mientras ella me tiraba de los pelos restregándome la cabeza con sus tetas. La empuje hacia atrás , me saque los pantalones de baños mirándola en mi cama con las piernas abiertas, sus tetas enormes y su concha completamente depilada. Me zambullí entre sus gruesas piernas y le metí la lengua a su sexo, no puso ni un reparo, lo quería, haciéndola estremecer, meneando sus caderas hacia adelante , para hacer más fuerte el contacto de su sexo con mi boca. Estaba caliente, gemía y gemía, me tiraba de los cabellos, se apoyaba en sus pies y me las restregaba fuertemente. Hasta que empezó a pedirme que se la metiera, “ ¡ ya , métemela!  ,  ¡métemela toda!” ,  me decía .. “me tienes muy caliente”

Subí y  apenas me acomodé entre sus gruesas piernas, sin contemplación, mi verga se perdió entre sus carnes, sacándole un grito de placer,  mientras ella me agarraba del culo, apegándome más a ella.  Con mis manos agarrándome de sus ricas nalgas, la penetraba con todas mis fuerzas.  Mi hermana estaba como loca, a veces me apretaba tan fuerte con sus piernas, que hasta me impedía moverme. Tiene mucha fuerza y ahí la sentí.  Rodamos besándonos, besaba exquisito, su lengua dentro de mi boca , hasta que quedo ella arriba,  me puso las tetas en la cara para que se las chupara  y luego se sentó por completamente sobre mí, enterrándosela hasta en fondo ,  cabalgándome.  Se veía preciosa,  sus tetas saltando,  sus anchas caderas,  su vientre plano, que pedazo de mujer me estaba comiendo, una hembra tremenda que ya cualquiera la quisiese. Mientras me cabalgaba, le confesé que de la piscina que me tenía caliente y ella sorpresivamente me dijo que esto ya se lo había imaginado hace mucho tiempo.  Que sentía como yo la miraba , que con las cosas que le decía, ella se calentaba y se masturbaba, imaginándose que podían ser verdad. Que muchas veces soñó en tener sexo conmigo, pero jamás pensó en que llegaríamos hacerlo ni que sería tan rico.

porno
xvideos
brazzers
bbw
gay
grosse bite
chatte poilue
vintage
blacked
tushy
mature
Jacquie et Michel
lesbea
black
jeune 18
japonaise
blonde
BDSM
trio

Que excitante, nunca pensé que mi hermana menor  tuviese fantasías conmigo. Cuanto tiempo perdido. Ahora la tenía sobre mí,  penetrándola, gozándola, completamente para mí, que delicia de mujer, que caliente era. Se estiró sobre mí restregandose, le agarraba el culo , nos besábamos , era una locura.

La coloque de boca sobre la cama, me coloque sobre ella y mientras se la metía, le decía al oído lo rica que estaba, que me la culiaría todos los días y ella gimiendo me decía que si, que sería mi puta cuando quisiera, que estaba gozando como loca, que la tenia mas grande y que se lo hacia mejor que su novio, que jamás pensó que sería tan rico.  Me pare al lado de la cama, se coloco en cuatro patas y recibió mis embestidas, gritando que se la metiera y yo dándole con todo. Me sentía como un toro, con el tremendo culo de mi hermana ante mis ojos, viendo mi verga salir y entrar , dándole placer a mi hermanita.

La dí vuelta para cambiar de pose  y me dice “vamos a la cama de papá mejor”,  excelente idea. Mi padre tiene una cama enorme y alta. Caminamos desnudos rápidamente por el pasillo, y entramos al cuarto de nuestros padres.  Se sentó en la cama, le tome las piernas y quedó a la altura perfecta. Con sus piernas en mis hombros, nuevamente me la cogí viendo sus tetas rebotando, sus ojos cerrados disfrutando de la bestial cogida que el daba su hermano.

Ya habíamos cogido casi una hora, estábamos todos traspirados y no queríamos parar. Me dijo que era dura de acabar, pero que conmigo se había tenido que aguantar , ya que quería que me gustara coger con ella. Le dije que me había encantado, pero que quería hacerla acabar y correrme yo , al  mismo tiempo dentro de ella. Sola se coloco en cuatro patas diciéndome que hacia era como mas le gustaba, que le diera fuerte y que ella me avisaría.  NO pasaron ni 5 minutos, mi hermana con la cola levantada y yo dándole con todo fuertemente, me grito “¡ahora!” .   Entre jadeos y gritos acabamos los dos al mismo tiempo, escandalosa y deliciosamente “ ¡dámelo, dámelo! ”,  “me estoy corriendo” , “ahhhhgg”.  Las nalgas de mi hermana chocaban contra mi cuerpo y yo sin soltarla de las caderas le daba y le daba, mirando su culo golpear contra mí, echándole toda  mi leche hasta el fondo.

Quedamos exhaustos, rendidos, muertos de calor. Descansamos unos minutos y desnudos nos fuimos a la piscina. Nos zambullimos y al rato ya me la estaba cogiendo en el agua.

Fueron unas morbosas y exquisitas vacaciones, cogíamos a cada rato, mi hermana estaba obsesionada con mi verga, y yo con todo su cuerpo y su calentura, era increíble que fuera tan caliente, quería hacer el amor a cada rato. Dormíamos en la cama de nuestros padres y cogíamos, nos duchábamos juntos y me la cogía en la ducha, nos bañábamos juntos y cogíamos en el agua, veíamos televisión y ella me la chupaba,  tomaba sol y ella me la chupaba, o me masturbaba mientras dormíamos o me despertaba con una mamada.  Casi ni salíamos por separado, pasábamos todo el día en eso, hasta que llegaron mis padres de vacaciones y luego su novio.

 Mi madre no trabajaba y siempre estaba en casa, casi no salía, pero  igual nos las arreglábamos para coger, pero encuentros rápidos , clandestinos, a veces en la piscina disimulados , o en un cuarto al fondo del patio, donde mi padre guarda sus herramientas. Ya de ahí no nos quedó mas que ir a moteles para continuar nuestro incestuoso amor.

En la actualidad,  mi hermana está casada, con 45 años, 3 hijos, un matrimonio perfecto y hasta el día de hoy , cada cierto tiempo, tarde o temprano terminamos en algún motel en las afueras de la ciudad.